7 consejos para tener en cuenta al empezar a aprender una lengua extranjera

¡Arrancamos por fin! Hace muy poco empezamos el curso escolar y seguro que muchas personas han aprovechado para seguir estudiando algún idioma o, ¿por qué no? Empezar a estudiar uno nuevo. Es por ello que he recopilado una serie de consejos que creo que pueden ser útiles para aquellos que empiezan a estudiar una lengua extranjera.

Por supuesto, dichos consejos también se pueden aplicar a las personas que ya llevan estudiando otro idioma desde hace tiempo y tienen claro que les gustaría seguir aprendiéndolo, pero necesitan un pequeño empujón para seguir con la ilusión por el motivo que sea. Así que, ¡aquí los tenéis!

7 consejos para tener en cuenta al empezar a aprender una lengua extranjera

  • Empieza a pensar que TÚ eres el responsable de tu propio aprendizaje
Algo que puede no ser tan obvio como parece. Es cierto que cuando se empieza a estudiar un idioma nos sentimos algo indefensos y quizá es poco realista pedir a un principiante absoluto que empiece a mirar manuales para cursos más avanzados o busque vocabulario adicional por su cuenta. Lo que quiero dejar claro con esto es que deberíamos ir a clases (ojo, que esto lo digo desde el punto de vista de alumno) pensando que el profesor no tiene por qué darnos todos los conocimientos que deberíamos saber o que es imposible que se pueda condensar todo lo que se ha de aprender en un curso.

Está claro que aquellos que sean autodidactas o aprendan idiomas a través de herramientas en línea no necesitan este consejo, puesto que su situación les obliga a ser los únicos responsables de todo su proceso de aprendizaje.

  • Encuentra el motivo de querer aprender esa lengua y tenlo siempre en mente
Muchos empiezan a aprender una lengua con un objetivo claro (¡que sea realista o no es otro cantar!) pero parece que lo pierden en cuanto empiezan a ver que estudiar un idioma no es tan glamouroso como parece. Es cierto que es muy gratificante cuando empiezas a entender las canciones o las películas en el idioma que estás aprendiendo, pero antes de eso hay muchísimas horas de escuchar, de aprender vocabulario y de hacer ejercicios.

Si eres de los que aprende una lengua sin un motivo claro, estaría bien que pudieses dedicar un rato a buscar ese algo. Ese tiempo que invertirás no va a ser en vano y, de hecho, me atrevería a decir que 30 minutos dedicados a reflexionar sobre ello va a hacer más que una semana de clases a las que se asiste sin ningún objetivo.

  • Busca contenido que te apasione en la lengua que estás estudiando
Además de la motivación de conseguir algo grande a largo plazo, es muy importante que relacionemos lo que estudiamos aquello que nos guste. Las opciones son infinitas y, desde luego, va a ser muchísimo más productivo leer un libro que nos gusta que el que nos hayan mandado en el instituto/escuela de idiomas. Que sea obligatorio para aprobar es otra historia, pero creo que entendéis a lo que me refiero.

  • Olvídate de tópicos tipo «nunca conseguiré hablar bien porque ya soy mayor»
No es mi intención dedicar toda esta entrada a este tema, pero sí que me gustaría dejar claro que es algo que ha calado en la sociedad de una forma alarmante y que es completamente falso. Estoy harta de escuchar que los adultos ya no tienen capacidad de aprender idiomas, que si los niños son esponjas y aprenden una lengua sin esfuerzo, que si ya se nos ha pasado el arroz... Si bien es cierto que hay personas a quienes les cuesta más aprender una lengua que a otras, y quien dice idiomas dice cualquier otra actividad, me parece que hay quien lo usa como excusa (sea de forma consciente o no) para no esforzarse lo suficiente.

De hecho, este consejo nos lleva al siguiente:

  • NUNCA pienses que eres inferior o peor que una persona nativa de esa lengua, sea cual sea tu nivel
Tampoco sé exactamente cómo hemos llegado a este punto, pero parece que una persona nativa es el modelo al que debe llegar cualquier estudiante de una lengua extranjera (bueno, tampoco, porque también existe eso que se dice de que una persona jamás podrá llegar al nivel de manejo que tiene una persona nativa y otras afirmaciones conformistas). Señores, ¡nadie es menos que nadie! Además, hay muchas personas nativas que no son capaces de usar su idioma materno de forma correcta y no hay más que salir a la calle o entrar en cualquier foro de internet para darse cuenta.

Para mí, un estudiante de nivel intermedio de la nacionalidad que sea con un buen vocabulario, una buena ortografía y fluidez desde luego da mil vueltas al nativo.

  • Aprovecha cualquier oportunidad para entablar conversación (oral o escrita)
Últimamente la sociedad y los medios nos bombardean con mensajes tales como que aprender una lengua va a serte útil para conseguir un empleo etc. Y así, la única motivación de mucha gente es hablar un idioma justamente para conseguirlo. Pero creo que no debemos olvidar nunca que una lengua, más allá de una asignatura en el colegio o una traba para ascender en el trabajo, es una herramienta de comunicación gracias a la cual podemos aprender e intercambiar opiniones y emociones. Nos es útil para establecer relaciones sociales, por lo que, en lugar de preocuparnos por nuestro acento, deberíamos utilizarla para saber más sobre el mundo y las personas que nos rodean.

  • Deja de pensar que es algo extranjero y empieza a ver esa lengua como tuya propia
El consejo que engloba a todos. En el momento en el que veamos el idioma que estudiamos como nuestro, como una gran oportunidad de comunicarnos, de saber más acerca de nuestro campo de trabajo y/o temas favoritos y lo hagamos parte de nuestras vidas, será más fácil abordar el aprendizaje. Ojo que esto no quiere decir que estudiarlo será menos difícil pero, desde luego, es mucho más llevadero hacerlo así que mirándolo como un obstáculo que se interpone entre nosotros y nuestros sueños.

¿Estás de acuerdo con la lista de consejos? ¿Se te ocurre alguno más que poder darle a una persona que se acaba de poner en serio con el inglés, que ha empezado con el alemán...? 


Fuente fotografía: Blue Lunar Rose